Azúcar de Guatemala

  ASAZGUA
  AsociaciÓn de Azucareros de Guatemala
Luego de la conquista de Guatemala, hacia 1587 ya había un considerable número de trapiches en el Valle de Guatemala por lo que el ayuntamiento de Santiago considero oportuno promulgar las Ordenanzas del gremio de "hacedores de azúcar" y establecer el puesto de Vendedor de Trapiches, quien tendría a su cargo velar por la fijación del precio máximo, las medidas de los "cubos de azúcar" y el valor de los jornales. (LHA)

En el siglo XVIII proliferaron los trapiches en muchas regiones del Reino de Guatemala, al punto que en una misma población se encontraba más de una decena, como fue el caso de San Andrés Cuilco y Colotenango en Huehuetenango, San Agustín Acasaguastlán, Guastatoya, el Valle de Sansaria, Cojutepeque y Santa Eulalia en El Salvador o Tuxtla en Chiapas. (LHA)

Y no fue hasta mediados del siglo XIX, por ingenio se entendía el "complejo de tierras, construcciones fabriles, construcciones de servicios y vivienda, maquinarias, implementos, esclavos y animales destinados a la fabricación de azúcar de caña". Hoy en día, ingenio es el área industrial donde se procesa la caña, el guarapo y la meladura para obtener azúcar.

Las haciendas azucareras más importantes del siglo XIX centraron su producción para el consumo interno como para la exportación de azúcar. Algunas trascendieron hasta el siglo XX y muy pocas continúan operando todavía en el siglo XXI. Los más grandes y magníficos ingenios de la época colonial perdieron el ritmo de producción de los siglos anteriores, en vista de que la mayoría cambió de dueño, lo cual llevó, en algunos casos a su decadencia.

Para mediados del siglo XX la industria azucarera se concentraba geográficamente en el "cordón cañero" en los departamento de Escuintla (80.12%), Suchitepéquez (14%), Retalhuleu (3.44%) y Guatemala (2.44%). De los 11 ingenios, que existían los de mayor capacidad de producción eran: Pantaleón, Concepción, El Baúl, El Salto y Palo Gordo; los más pequeños eran San Antonio Tululá, Mirandilla, Santa Cecilia, Santa Teresa, Mauricio y San Diego.

La diversificación de la producción agrícola y los problemas habidos durante los gobiernos de 1944 a 1954 obligaron a la iniciativa privada a organizarse mejor para defender sus intereses. Así que por iniciativa de este grupo de productores de azúcar se constituyó y fundó EL 10 de junio de 1957 la "ASOCIACIÓN DE AZUCAREROS DE GUATEMALA".

En líneas generales, los objetivos iniciales de ASAZGUA fueron los siguientes:
  • Desarrollar y tecnificar los cultivos de la caña de azúcar mediante la creación de campos experimentales en donde se seleccionan semillas para distribuirlas entre los sembradores de caña;

  • Contratar a técnicos especializados en el ramo del azúcar y formar técnicos guatemaltecos para engrandecer la industria azucarera;

  • Procurar tecnificar y mejorar los ingenios del país;

  • Importar o adquirir toda clase de equipos, maquinaria, herramientas, etc. para el cultivo e industrialización de la caña de azúcar;

  • Actuar en servicio de sus asociados; y

  • Regular la distribución del azúcar y sub-productores en todo el territorio para asegurar el consumo y regular los precios en forma equitativa a fin de evitar la especulación.

Estos objetivos constituyeron los embriones del futuro desarrollo de la agroindustria azucarera, pues con el tiempo se formaron departamentos y entidades especializadas en los ramos de la investigación del cultivo de la caña, como CENGICAÑA, con la finalidad de obtener mayores y mejores rendimientos. También se dio formación a los futuros técnicos azucareros de los ingenios y se creó la Asociación de Técnicos Azucareros de Guatemala, ATAGUA. En el 2010 con el objetivo de desarrollar investigación sobre el cambio climático, fue creado el Instituto Privado de Investigación sobre Cambio Climático ICC. No cabe duda, que ASAZGUA tenía una visión futurista de lo que deseaba, buscaba y vislumbraba para el crecimiento de la agroindustria azucarera del país.*
                                                                                                                                                 * NOTA: Referencia del libro -Historia del Azúcar en Guatemala-