Los ingenios azucareros reutilizan residuos como abono orgánico para conservar los suelos

Azúcar de Guatemala - Laboratorio de Cengicaña

Los ingenios azucareros se han apoyado en la investigación para ser más sustentables con el medio ambiente durante la siembra y cosecha de la caña de azúcar. Un ejemplo de ello es el desarrollo e implementación de prácticas para la conservación y uso sustentable de los suelos.

Practicas de conservación de suelos

Desde 2012, los ingenios azucareros trabajan de la mano con el Centro Guatemalteco de Investigación y Capacitación de la Caña de Azúcar –Cengicaña– y el Instituto Privado de Investigación sobre Cambio Climático -ICC- en prácticas que permiten detener o evitar la erosión, conservar el suelo y mejorar su fertilidad y productividad.

Reutilización de residuos como abono orgánico

Durante la producción del Azúcar de Guatemala se generan importantes cantidades de residuos orgánicos como subproductos que tienen alto valor agronómico entre ellos: la cachaza, la ceniza y la vinaza. Los científicos de Cengicaña descubrieron que al aplicar al suelo estos subproductos mejora las propiedades físicas, químicas y biológicas del mismo.

Por ejemplo, la cachaza es un residuo de la fabricación de azúcar y aporta fósforo, calcio y nitrógeno entre otros.  Se estima que en cada zafra se producen más de 750,000 toneladas de este residuo que es aprovechado para nutrir campos.

La vinaza es un residuo líquido proveniente de la destilación del alcohol y está constituido principalmente por agua, materia orgánica y minerales que benefician el suelo. Así como la ceniza, mezclada con cachaza es de beneficio para suelos con ácidos, lo que favorece a una mayor disponibilidad de los nutrientes para las plantas y en general mejora la salud del suelo.   

Programa de abonos verdes

Flor de la crotalaria

Así como utilizan los abonos orgánicos, los ingenios azucareros también utilizan abonos verdes una medida ecológica de siembra de plantas leguminosas que proveen al suelo nitrógeno para una nutrición de manera ecológica y amigable con el medio ambiente.

Cuando las leguminosas se mezclan con el suelo aportan materia orgánica que mejora la textura y estructura del suelo, además promueve el desarrollo de microorganismos que son benéficos para los cultivos.

Todas estas buenas prácticas son promovidas por Cengicaña con el objetivo de utilizar de manera integral elementos biológicos y orgánicos que sean sostenibles con el medio ambiente para el cultivo de caña de azúcar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.