Uso sostenible del agua en el cultivo de caña y producción de azúcar

Riego de caña de azúcar de Guatemala

Uso sostenible del agua en el cultivo de caña y producción de azúcar

Riego de caña de azúcar de Guatemala

Los ingenios azucareros de Guatemala han implementado nuevas tecnologías y procesos, tanto en el cultivo de la caña como en las actividades industriales, para reducir su consumo de agua.

Desde 1992, con la creación del Centro Guatemalteco de Investigación y Capacitación de la Caña de Azúcar –Cengicaña-, se apostó por la investigación para el desarrollo de prácticas de cultivo y producción sustentable. Es por ello, que los ingenios han implementado sistemas de riego más eficientes, que utilizan menos agua y aplican solo la cantidad que la planta necesita.

Asimismo, los ingenios han invertido en sistemas para la reutilización del agua en las fábricas de azúcar. El agua que se usa en el proceso de fabricación es llevada a un sistema de enfriamiento; ya que sale a alta temperatura, donde luego de ser enfriada retorna a la fábrica, mediante un sistema de recirculación, para ser usada de nuevo.

Torres de enfriamiento ingenio azucarero

Según el estudio de la Huella Hídrica del Azúcar de Guatemala realizado por el Instituto Privado de Cambio Climático -ICC- cada tonelada de caña producida en Guatemala utiliza un 43% menos de agua que el resto de los países productores de caña.

Cengicaña cumple 30 años de aportar al desarrollo del país y del Azúcar de Guatemala

30 aniversario de Cengicaña

Cengicaña cumple 30 años de aportar al desarrollo del país

30 aniversario de Cengicaña

En el Azúcar de Guatemala celebramos el 30° aniversario del Centro Guatemalteco de Investigación y Capacitación de la Caña de Azúcar -Cengicaña-, una organización gremial que con su trabajo ha contribuido al crecimiento, desarrollo y competitividad de la Agroindustria Azucarera.

Con una visión de largo plazo, cengicaña fue fundado en 1992 por los ingenios miembros de la Asociación de Azucareros de Guatemala -Asazgua-, como un centro de investigación generador de conocimiento y transferencia de tecnología para los equipos agrícolas e industriales de los ingenios asociados.

Cengicaña apoya el desarrollo sostenible y rentable de la Agroindustria Azucarera a través de cinco programas:

  • Desarrollo de variedades
  • Manejo integrado de plagas
  • Agronomía
  • Investigación industrial y,
  • capacitación y transferencia

En estos 30 años, Cengicaña ha desarrollado 33 variedades de caña de azúcar guatemaltecas que tienen mayor rendimiento, son más resistentes a enfermedades y además, son adaptables a las variadas condiciones ambientales de la zona cañera guatemalteca. Estas variedades desarrolladas por expertos guatemaltecos ocupan actualmente el 60% del área cultivada bajo administración. La variedad CG02-163 ocupa el primer lugar en extensión y rendimiento.

También se han desarrollado tecnologías y metodologías para el Manejo Integrado de Plagas que atacan al cultivo de la caña, tales como la Chinche salivosa, Barrenador y Roedores, entre otros.

A través del programa de agronomía se desarrolla y aprovecha el uso de tecnologías para la fertilización y nutrición de la planta, riegos y agricultura de precisión usando datos, mapas e imágenes satelitales para analizar tipos de suelo, balance hídrico, zonas agroecológicas para la ubicación estratégica de variedades, análisis de fertilidad y productividad, así como el mapeo de plagas.

Expertos de Cengicaña desarrollaron CengiRiegos, una aplicación que usa información para aplicar al cultivo solo la cantidad de agua que necesita, lo que ha permitido optimizar el uso de agua y costos para riego. Actualmente, esta aplicación se utiliza en el 35% del área cultivada con sistemas de riego eficiente.

Cengicaña también ha innovado en la investigación industrial para lograr una reducción en la pérdida de sacarosa y para obtener eficiencia en la generación de energía renovable, un factor que ha apoyado a los ingenios a generar hasta el 30% de la demanda eléctrica del país.

El programa de capacitación y transferencia ha tenido más de 5,500 eventos de capacitación con los cuales ha alcanzado a más de 137,000 colaborades de la Agroindustria Azucarera. Además, ha desarrollado eventos para compartir la tecnología desarrollada con los ingenios a través de simposios, comités especializados y eventos técnicos con giras de campo y participación en congresos.

Con este trabajo de 30 años, Cengicaña ha recibido importantes reconocimientos como la Orden Ulises Rojas, la Orden del Azúcar y reconocimientos de universidades; entre otros.

Felicitamos a Cengicaña por su 30° aniversario y a los lideres que tuvieron la visión de anticiparse a los desafíos para buscar la competitividad y sostenibilidad del Azúcar de Guatemala.

Los ingenios azucareros reutilizan residuos como abono orgánico para conservar los suelos

Azúcar de Guatemala - Laboratorio de Cengicaña

Los ingenios azucareros reutilizan residuos como abono orgánico para conservar los suelos

Azúcar de Guatemala - Laboratorio de Cengicaña

Los ingenios azucareros se han apoyado en la investigación para ser más sustentables con el medio ambiente durante la siembra y cosecha de la caña de azúcar. Un ejemplo de ello es el desarrollo e implementación de prácticas para la conservación y uso sustentable de los suelos.

Practicas de conservación de suelos

Desde 2012, los ingenios azucareros trabajan de la mano con el Centro Guatemalteco de Investigación y Capacitación de la Caña de Azúcar –Cengicaña– y el Instituto Privado de Investigación sobre Cambio Climático -ICC- en prácticas que permiten detener o evitar la erosión, conservar el suelo y mejorar su fertilidad y productividad.

Reutilización de residuos como abono orgánico

Durante la producción del Azúcar de Guatemala se generan importantes cantidades de residuos orgánicos como subproductos que tienen alto valor agronómico entre ellos: la cachaza, la ceniza y la vinaza. Los científicos de Cengicaña descubrieron que al aplicar al suelo estos subproductos mejora las propiedades físicas, químicas y biológicas del mismo.

Por ejemplo, la cachaza es un residuo de la fabricación de azúcar y aporta fósforo, calcio y nitrógeno entre otros.  Se estima que en cada zafra se producen más de 750,000 toneladas de este residuo que es aprovechado para nutrir campos.